Experiencias, temas, opiniones, amistad.

Experiencias, temas, y todo lo que parezca edificante con el fin de cohesionarnos más aún en nuestro servicio al Señor
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  Conectarse  

Comparte | 
 

 Peregrinaje

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
JTA
VIP


Cantidad de envíos : 10
Edad : 29
Fecha de inscripción : 06/03/2008

MensajeTema: Peregrinaje   Jue Mar 13, 2008 11:58 am

Leí el mensaje de Lili, y creo que debo dar un comentario también acerca de lo mismo, ya que veo algunas semejanzas, espero no aburrirlos:


Semejanzas

Dios obra de muchas y multiformes maneras como dice la Escritura. Pero en realidad, Él hace lo mismo en todos, pero empleando distintos medios con el mismo fin.
Por ninguna otra razón yo estaría hoy estudiando si no fuera por esa multiforme obra de provisión de Dios en nuestras vidas como sus hijos y herederos. Bendito sea su santo nombre.
Él ha hecho provisión para que hoy yo pueda estudiar pagando medio millón anual. Así como lo hizo con Lili, y de seguro, con todos nosotros.

Les cuento. Siempre crecí al lado de mi abuela por parte paterna (viuda). La visitaba en las vacaciones y estudié viviendo junto a ella en primero básico. Pero la visitaba frecuentemente. Ella vivía en Victoria junto a mi padre. Entonces, como se imaginarán, fui su nieto regalón.
Pero no supe cuán importante o apreciado era yo por ella, sino hasta su muerte.
Es decir, cuando ella estaba en los últimos meses de vida (en un estado de salud estable), debido a un cáncer en el interior, por el año 2001, ella reunió a sus cuatro hijos para conversar las últimas cosas, dar los últimos consejos, recordar juntos los mejores tiempos y orar por cada uno de sus tres hijos hombres y una hija mujer, (todos ya bordeando los 40) y además, ponerse de acuerdo en cómo se repartiría la herencia.

Esta herencia fue dividida en cuatro (una porción igual a cada uno) de manera de manifestar equitatividad y amor por cada uno de sus hijos(a). Pero, providencialmente, ella tomó otra decisión. Dividiría en cinco la herencia incluyendo así, a su nieto.
¡Bendito sea su Nombre santo!

De este modo, ella mandó guardarse el dinero, "para los estudios de Felipe" en su posteridad.
Y hoy ese propósito se está cumpliendo.

En realidad, ya no iba a estudiar nada. Sólo tenía planeado entrar a un instituto bíblico para cumplir con mi llamado y listo.
Pero Dios quiso otra cosa. Nuestros caminos no son como sus caminos, ni nuestros pensamientos como sus pensamientos. Él siempre tiene un propósito más alto para nosotros que no lo esperábamos.

El Peregrinaje

Nuestras vidas son un verdadero peregrinar en este mundo gracias a nuestra fe en Cristo. Él fue el más grande peregrino que jamás haya pisado la Tierra. Tanto así que no "encajó" de manera alguna con el pensamiento y sistema de su tiempo. Este mundo no era digo de semejante personaje. Cristo era y es Dios. El Hombre más Sabio, misericordioso, humilde, pacífico, y enigmático a los extremos. Cristo, sólo Cristo. No hay otro como él.
De alguna forma, necesitamos incorporar a nuestras vidas este principio extraordinario. Somos peregrinos. Por lo tanto, deja que la Providencia te guíe en tu caminar. No decidas tú, no planifiques tú, no calcules tú, ni escatimes tú. Sólo entrégate a las manos del Maestro, para que él cual perito alfarero haga ¡y deshaga! con tu vida. Pues es de él.

Por motivos por sobre mi voluntad quedé repitiendo en tercero medio. Estaba asombrado de mi fracaso. Yo que siempre había tenido buenas calificaciones. En fin. Así pasó. Dejé de estudiar el siguiente año para dedicarme a trabajar. Trabajé todo ese año "haciendo con mis manos lo que es bueno" (Efesios 4/2. Cuando ya llegaba el fin del año me preguntaba "¿dónde voy a estudiar Señor?", pues no podía volver al mismo liceo por haber cumplido la mayoría de edad.
Fue en ese tiempo que me encontré con una ex profesora. No la pude esquivar, por lo que tuve que saludarla. En la conversación se me ocurrió preguntarle dónde me aconsejaría para terminar mi tercero y cuarto. Me mencionó a dos liceos de adultos. Uno de ellos se llamaba "Vida y Paz", que en aquel tiempo estaba ubicado en el centro. Por el nombre deduje que debía de ser un liceo evangélico y que de seguro era la respuesta a mi oración. Así fue como terminé mi educación media, participando en un grupo cristiano al interior del liceo. Vivimos grandes momentos juntos. Fue glorioso.
Antes de llegar a Diciembre de ese mismo año, fueron a promocionar el reciente Centro de Formación Técnica Teodoro Wickel K. apoyado por la UFRO con sus cinco carreras. Entre ellas Psicoeducación. Bien yo ni pensé en considerarlo. Ya tenía mi panorama contemplado. Pero la carrera y su nombre (un poco particular) se me quedaron bien grabados en mi hard-wired. No me pude olvidar de él. Al final cobró mayor importancia. Hice las consultas y le consulté a mi Dios. Él por su bendito Espíritu me confirmaba el sentimiento.

Entonces entré a estudiar esta carrera, (y también entró un gran amigo y hermano en la fe) en que he hallado en sus postulados y teorías (al igual que Lili) semejanzas notables con el cristianismo y sus principios. Esto es particularmente algo que me fascina. Siento la gloria de Dios sobre mí al estudiar y aprender más de esta disciplina canadiense. Recuerdo cuando la explicamos en el centro al equipo de profesionales; cómo sentía su presencia, era fuerte y en mi mente me parecía ver luces.
Es más, es como una obra misionera al venir de Canadá con sus libros que se deben traducir y sus principales expositores (espero que no crean que exagero).

La Psicoeducación está dirigida en ayudar a los niños y jóvenes (por ahora se limita a ellos) que tienen problemas como: consumo de alcohol, consumo de drogas, huérfanos, niños con problemas escolares, abusados de forma física, psicológica y sexual, con problemas psiquiátricos y psicológicos, prevención del consumo y defender los derechos humanos, particularmente de la niñez.

A mitad de año debíamos encontrar un centro de práctica. Mi pregunta al Señor fué semejante nuevamente: "¿Dónde haré mi práctica?".
En mi mente me resonaban las palabras: "Comunidad Terapéutica La Roca". Había visto el ícono en un cartel que promovía el Congreso a realizarse con la presencia de Josué Yrión, uno de mis grandes motivos de inspiración y ejemplo. Pero supe que sólo atendía a personas mayores de edad. Entonces empecé a pensar en otras instituciones.

Un día, mientras se hacían unas charlas de aquellos que ya habían sido recibidos como Técnicos en Psicoeducación se mencionó a La Roca, pero que ahora iban a implementar un eje de intervención de menores de edad (14 años - 1. Entonces yo salté bendiciendo a Cristo. Regresé a mi casa desbordando en gozo y le exclamé a mi familia: "Muchas pensamientos hay en el corazón del hombre; mas el consejo de Jehová permanecerá" (Proverbios 19/21) ¡Bendito sea Dios!

Así fué como en mi peregrinaje llegué a la Roca junto a mi amigo. Demás está lo edificante, tanto a nivel de capacitación profesional como a nivel espiritual fué para nosotros. Al llegar allá, entrar y percibir el "clima", pude reconocer la presencia de Dios. Creo que hay ángeles allí. Sin duda.

Así fué como conocí al capellán, desarrollando una buena comunicación y percibiendo su espíritu lleno de Cristo y de humildad. Pero con él encontré semejanzas considerables realmente. Miren. (Escribiré en tiempo pasado). El capellán, bueno, el pastor Jorge Astorga Vera venía de la iglesia ubicada en Centenario y se había leído todos los libros de Watchman Nee, autor del cual yo me había propuesto leer todos sus libros sin excepción (aún no lo logro); había estudiado en el programa de Líderes del seminario de la ACyM, en el cual yo estaba también estudiando; Admiraba y leía también a David Wilkerson, siervo de Dios que yo también aprecio profundamente y también lo he leído; ¡había sido el pastor que trajo a Temuco a Josué Yrión, quien es para mí uno de los grandes hombres de Dios por cuyos mensajes Dios realmente me ha tocado; yo amaba la revista Aguas Vivas por años, y ellos estaban muy familiarizados; habían vivido años atrás muy cerca de mi casa, etc.
Existen más, pero con éstas, creo que es basto.

Nunca pensé que terminaría asistiendo a su iglesia, ni participando con sus hijos en las reuniones de jóvenes, ni que le obsequiaría un conejo a su hijo ni mucho menos que me transportarían en el fiorino que siempre esperaba llegar en la Roca. Tampoco pensaba que participaría en un evento ni que iba a trabajar gracias a él en la Roca, ni que iba a hallar algunas coincidentes cosas con una hermana. Y quizás que más se viene. Todo esto anuncia a gritos la obra de guianza del Espíritu Santo en nuestras vidas.

Este ha sido parte de mi peregrinar en Cristo.

Las cosas pequeñas se omiten obviamente.

Dios sabe dirigirnos por caminos según su voluntad.

Él sólo espera que nosotros le demos realmente toda nuestra vida y comenzará a obrar en nosotros. Si nos disponemos en el mismo tenor, a humillarnos y preguntarle a él como David: “Señor, ¿subiré?, ¿lo haré?, y ¿cómo?”, veremos su mano obrar. Él no te fallará. Sólo espera en él y él hará.
No son nuestros conocimientos los que nos hacen crecer en Cristo. Los antiguos escritores de las épocas eclesiásticas destacadas, sabían mucho y tenían mucha revelación. Pero cuando recibían una revelación del Cristo de gloria, no deseaban investigar ni escribir más. No había comparación.

Son nuestras experiencias en relación con la persona de Cristo lo que nos brindará el crecimiento espiritual que anhelamos. Y para eso, debemos dejarlo actuar; decidir; opinar; implica renunciar a nuestras habilidades y permitirle a Cristo llenarlas.

Que aprendamos cada día a amarle cumpliendo con esta verdad: sólo reposemos confiadamente en Dios, dejándole a Él nuestras decisiones, anhelos y deseos.

Sólo así realmente aprenderemos también a peregrinar como los profetas y como el Maestro.

“Y el Dios de paz que resucitó de los muertos a nuestro Señor Jesucristo, el gran pastor de las ovejas, por la sangre del pacto eterno,
os haga aptos en toda obra buena para que hagáis su voluntad, haciendo él en vosotros lo que es agradable delante de él por Jesucristo; al cual sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.” (Hebreos 13/20-21)


Gracias por leer esto.

JTA.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
Peregrinaje
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Experiencias, temas, opiniones, amistad. :: Tu primera categoría :: Chacoteo y Amistad-
Cambiar a: