Experiencias, temas, opiniones, amistad.

Experiencias, temas, y todo lo que parezca edificante con el fin de cohesionarnos más aún en nuestro servicio al Señor
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  Conectarse  

Comparte | 
 

 Lidiando con el Ladrón

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
JTA
VIP


Cantidad de envíos : 10
Edad : 28
Fecha de inscripción : 06/03/2008

MensajeTema: Lidiando con el Ladrón   Lun Abr 21, 2008 4:42 pm

Amados hermanos en Cristo:

Con mucho agrado les comparto aquí un texto de Rebecca Brown y de Daniel Yoder (predicadores de EEUU) acerca de un tema muy práctico en guerra espiritual.
Primero está la presentación teóroca y luego unos ejemplos prácticos. Al final también adjunté unos míos.
Algunos puntos pueden ser muy dogmáticos, pero lo esencial es el mensaje.

Que les sea de bendición.


Atrapando al Ladrón Invisible

“porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este mundo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes” Efesios 6:12

“Sed sobrios y velad, porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar.” 1 Pedro 5:8

[Jesús hablando] “El ladrón no viene sino para hurtar, matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.” Juan 10:10

Sabe, la única cosa que yo, Rebecca, no puedo soportar ¡es un ladrón! Alguien que este dispuesto a robar lo que alguien más ha trabajado duro para obtener es absolutamente detestable a mis ojos. Los ladrones siempre merodean y roban bajo la cubierta de la oscuridad, o de una forma en que nadie más pueda ver que están robando. Es muy difícil atrapar a un ladrón. Todas las grandes tiendas en América tienen un personal completo contratado para caminar en la tienda continuamente, vestidos con ropa normal, con un propósito – atrapar a los ladrones. El ladronismo es un problema en todo el mundo. Sin embargo, nosotros como cristianos tenemos un problema aún más difícil. ¡El gran ladrón que opera en nuestras vidas es invisible! Es difícil atrapar a un ladrón regular, ¡pero atrapar a uno invisible es casi imposible!

Jesús nos dijo que hay un ladrón que busca robarnos y aún destruirnos y matarnos si puede. ¿Quién es ese ladrón? SATANÁS. Las escrituras citadas arriba hacen muy fácil de entender que el ladrón en nuestras vidas es invisible. Nuestra lucha no es contra algo que podamos ver, porque Satanás y sus demonios no habitan el reino físico, son espíritus, y como tales son invisibles a nuestros ojos. No suena como una batalla justa, ¿verdad? Sin embargo, Jesucristo proveyó una manera en la que podemos lidiar con este ladrón invisible si simplemente obedecemos Su palabra. Sé que esto puede sonar como material antiguo para algunos de ustedes, pero el Señor me ha recordado agudamente que es necesario regresar a lo básico regularmente. Los seres humanos olvidamos tan rápidamente, ¡especialmente cuando no podemos ver algo! Un buen soldado continuamente regresa y practica con sus armas. Afina su habilidad a menudo para estar en condición óptima. No simplemente aprende a disparar su arma y nunca la usa otra vez hasta que está frente al enemigo. Si ese fuera el caso, sería muerto en combate muy rápido. Desgraciadamente, eso es exactamente lo que les pasa a los cristianos. Son derrotados, robados y muertos o terriblemente heridos en combate porque no entrenan continuamente con sus armas.

Ya que nuestro ladrón es invisible, podemos pensar en él y estar alerta a sus obras por unas pocas semanas o meses, pero olvidamos rápidamente. ¡Oh, qué olvidadizos somos! Estamos tan ocupados con todo aquí en este mundo físico, que no tomamos el tiempo o la energía para estar listos en el mundo espiritual. Tan pronto olvidamos estar alerta a las obras del ladrón, él salta al momento y nos roba. Muchas veces ni siquiera reconocemos que nos está robando, por ello, no lo atrapamos o lidiamos con él.

“Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.” Santiago 4:7
[Jesús hablando] “Os doy potestad de pisotear serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada os dañará.” Lucas 10:19
“El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.
Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.” Romanos 8:16-17

¡Jesús nos ha dado autoridad en el mundo espiritual! Tenemos autoridad sobre el ladrón en Su nombre. Nosotros los cristianos somos coherederos con Cristo, ¡pero demasiadas veces actuamos como perritos castigados según el ladrón nos ataca! Es tiempo de que nos pongamos de pie y tomemos autoridad sobre el ladrón. Dios nos ha dado autoridad sobre Satanás y su reino a través del nombre de Jesucristo. El problema es, que muchos cristianos viven sus vidas completamente inconscientes de las obras del mundo espiritual en sus vidas. Ignoran como opera su enemigo, ¡ignoran todo lo que puede hacer en sus vidas!

Muy bien, así que Jesús nos dijo que hay un ladrón que nos roba, y que ese ladrón es Satanás. ¿Qué podemos hacer con este ladrón?

“¿No se desprecia al ladrón, aunque solo robe por comer cuando tiene hambre?” Proverbios 6:30

Una vez más, ¿Quién es el ladrón? SATANÁS. ¿Necesita comer Satanás? ¡Ciertamente no! Él no tiene un cuerpo físico; por tanto nunca está hambriento en el sentido físico.

“Y si es sorprendido, pagará siete veces: tendrá que entregar cuanto tiene en su casa.” Proverbios 6:31

Cuando el reino de Satanás nos roba, tenemos el derecho legal de tomar autoridad sobre los demonios en el nombre de Jesús, y mandarlos a que nos devuelvan lo que nos han robado, ¡aún siete veces!
El problema está en reconocer cuándo el ladrón nos está robando. La mayoría del pueblo de Dios no reconoce cuando el ladrón está operando en sus vidas. Algo les es robado, y van llorando al Señor, pidiéndole que se los devuelva. Sin embargo, con la autoridad viene la responsabilidad. Tenemos la autoridad en el nombre de Jesús, así que es NUESTRA responsabilidad lidiar con el ladrón. Es nuestro trabajo, ¡no del Señor! Dios nunca le roba a nadie, pero a menudo es culpado de ello.

Nuestro tiempo aquí en la tierra es para ser usado por nosotros no solo para difundir el evangelio, sino que también es un tiempo para que aprendamos a reinar con Cristo como Sus coherederos. ¡Es nuestra responsabilidad reinar sobre el reino de Satanás en nuestras vidas aquí en la tierra! Es nuestra responsabilidad mandarle al ladrón a que nos devuelva lo que nos ha robado. El Señor no nos robó: Satanás lo hizo. El pueblo de Dios pasa el tiempo clamando a Dios, pidiéndole que les devuelva lo que ha sido robado, cuando es su propia responsabilidad tomar autoridad sobre el ladrón en el nombre de Jesús y forzarlo a que devuelva lo que ha robado – en algunos casos, ¡aún siete veces! ¿Cómo hacemos esto? Tenemos que hablar en voz alta, porque así es como interactuamos con el mundo espiritual – a través de la palabra hablada.

Miremos a este principio más profundamente. Para hacerlo, necesitamos empezar desde el principio, de regreso a Génesis en el tiempo de la creación.

26 “Entonces dijo Dios: «Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y tenga potestad sobre los peces del mar, las aves de los cielos y las bestias, sobre toda la tierra y sobre todo animal que se arrastra sobre la tierra».

27 Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.
28 Los bendijo Dios y les dijo: «Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra y sometedla; ejerced potestad sobre los peces del mar, las aves de los cielos y todas las bestias que se mueven sobre la tierra ». Génesis 1:26-28

Como ya sabemos, Adán y Eva pecaron y por ello dieron dominio sobre ellos a Satanás. Pero Dios no se dio por vencido en la humanidad. En lugar de ello, aún cuando habló juicio sobre Adán y Eva, también dio la promesa de un Mesías que un día vendría y reestablecería el dominio del hombre sobre Satanás. (Génesis 3:14-16) Más tarde, Dios levantó a gente escogida a través de quienes Él envió al Mesías, Jesucristo. Este pueblo, los descendientes de Abraham, recibieron promesas, de parte de Dios de que si lo obedecían, se les daría dominio sobre Satanás y la tierra. Al final, Dios los guió a la tierra prometida de Canaán y les dio posesión de ella.
David resumió la autoridad dada por Dios como sigue:

“digo: « ¿Qué es el hombre para que tengas de él memoria,
y el hijo del hombre para que lo visites?»

Lo has hecho poco menor que los ángeles
y lo coronaste de gloria y de honra.

Lo hiciste señorear sobre las obras de tus manos;
todo lo pusiste debajo de sus pies.” Salmos 8:4-6

Satanás y todos los demonios fueron creados por Dios. Son parte de “la obra de Sus manos.” Por lo tanto hemos de tener dominio sobre ellos.

Cuando el tiempo se cumplió, Jesucristo vino a la tierra. A Jesús se le refiere como al segundo o último Adán en Corintios 15:45-49. Esto es porque fue el segundo hombre sin pecado que caminó en la tierra. Recuerde, Adán no tenía pecado antes de la caída. Caminó por la tierra por un período de tiempo sin pecado, luego cayó. ¡Jesús nunca cayó! Él fue completamente sin pecado. Fue a la cruz a pagar el precio de nuestro pecado y ganar la Victoria final sobre Satanás por nosotros. Después de su muerte y resurrección, Jesús les dijo a Sus discípulos:

“Jesús se acercó y les habló diciendo: «Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.” Mateo 28:18

¡Aleluya! Lo que el hombre nunca pudo hacer, Dios lo hizo por nosotros. Jesucristo tomó control otra vez de aquello que se había perdido en el jardín del Edén. A la vez, nos dio entonces autoridad en Su nombre. Mire lo que Jesús dijo en los siguientes versículos:
“Os doy potestad de pisotear serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada os dañará. 20 Pero no os regocijéis de que los espíritus se os sujetan, sino regocijaos de que vuestros nombres están escritos en los cielos.” Lucas 10:19-20

“Estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios...” Marcos 16:17

Es claro que Satanás y los demonios están sujetos a nosotros a través del nombre de Jesucristo. Sin embargo, esto no es todo. Dios nos ha dado mucho más. Literalmente, ¡somos coherederos con Jesús! Fuimos designados para reinar.

“El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.
Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.” Romanos 8:16-17

¿Cómo somos glorificados con Cristo? Esta es una maravilla y un misterio, el plan que Dios ha tenido desde el principio. Pablo nos los explica aún más:
“A mí, que soy menos que el más pequeño de todos los santos, me fue dada esta gracia de anunciar entre los gentiles el evangelio de las insondables riquezas de Cristo,
y de aclarar a todos cuál sea el plan del misterio escondido desde los siglos en Dios, el creador de todas las cosas,
para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora dada a conocer por medio de la iglesia a los principados y potestades en los lugares celestiales.” Efesios 3:8-10


Por favor note que la sabiduría de Dios y Su plan eterno es ser dado a conocer al reino de Satanás a través de nosotros, la iglesia. ¿Cuál es este plan exactamente? Es que nosotros, los siervos de Jesucristo, lleguemos a ser no solo sirvientes, sino también coherederos con Cristo. ¡Somos realeza!

Pero vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable.” 1 Pedro 2:9

Palabra fiel es esta: Si somos muertos con él, también viviremos con él;
si sufrimos, también reinaremos con él; si lo negamos, él también nos negará.
2 Timoteo 2:11-12

“ . . . Al que nos ama, nos ha lavado de nuestros pecados con su sangre y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre, a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos. Amén.” Apocalipsis 1:5-6

“En su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: Rey de reyes y Señor de señores.” Apocalipsis 19:16

¿Quiénes son los reyes y señores? ¡NOSOTROS! En Cristo Jesús, hemos sido hechos reyes en el reino de Dios. Dios ha escogido impartirnos la victoria que Jesús ganó en la cruz. ¿Qué hace un rey? Reina. La escritura es clara que el propósito de un gobierno establecido por Dios es controlar el mal. Ese es el propósito de un rey. Mire la siguiente escritura:

“Sométase toda persona a las autoridades superiores, porque no hay autoridad que no provenga de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas.
2 De modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste; y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos.
3 Los magistrados no están para infundir temor al que hace el bien, sino al malo. ¿Quieres, pues, no temer la autoridad? Haz lo bueno y serás alabado por ella.” Romanos 13:1-3

¡Un rey es un rey muy pobre si no puede controlar al ladrón de su tierra! Por esto es que Jesús le dijo a sus discípulos y a nosotros de que nos daba todo poder sobre el enemigo a través de Su nombre. Somos parte de Cristo, Su cuerpo. Jesucristo es la cabeza, y nosotros formamos el resto del cuerpo (1 Corintios 12:12-31) Como cabeza, Jesús da a Su cuerpo la autoridad en Su nombre de gobernar sobre Satanás y su reino. Por tanto, es nuestra responsabilidad tomar esa autoridad y lidiar con el ladrón. Estamos en entrenamiento aquí en la tierra para ser reyes y gobernantes. Si no gobernamos sobre el ladrón, entonces no somos reyes.

_________________
"CON CRISTO ESTOY JUNTAMENTE CRUCIFICADO Y YA NO VIVO YO, MAS VIVE CRISTO, SU VIDA, EN MÍ." gálatas 2/20
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Jorge
Admin


Cantidad de envíos : 13
Edad : 33
Fecha de inscripción : 03/03/2008

MensajeTema: Reteniendo lo bueno.!   Sáb Jun 07, 2008 3:28 pm

Me parecio bastante bien lo que he leído hasta ahora, excepto 2 puntos.

El 1º
"Nuestro tiempo aquí en la tierra es para ser usado por nosotros no solo para difundir el evangelio, sino que también es un tiempo para que aprendamos a reinar con Cristo como Sus coherederos. "

Cuidado! el evangelio es la razón, la escencia de todo el Cristianismo, nada está a la altura de esta misión, diferente es decir...todo tiene su tiempo..y entre esas cosas esta que aprendamos a reinar...


"También dio la promesa de un Mesías que un día vendría y reestablecería el dominio del hombre sobre Satanás. (Génesis 3:14-16) "

Veamos Génesis 3:14-16
Dios el Señor dijo entonces a la serpiente:
«Por causa de lo que has hecho,
¡maldita serás entre todos los animales,
tanto domésticos como salvajes!
Te arrastrarás sobre tu vientre,
y comerás polvo todos los días de tu vida.
15 Pondré enemistad entre tú y la mujer,
y entre tu simiente y la de ella;
su simiente te aplastará la cabeza,
pero tú le morderás el talón.»
16 A la mujer le dijo:
«Multiplicaré tus dolores en el parto,
y darás a luz a tus hijos con dolor.
Desearás a tu marido,
y él te dominará.»

En la unica parte que hace alusión al reinado del hombre sobre Satanas es
"Pondré enemistad entre tú y la mujer,
y entre tu simiente y la de ella;
su simiente te aplastará la cabeza,
pero tú le morderás el talón.»

Ojo! dice que la serpiente morderá el talon..y eso?, a lo mejor no fue el mejor versiculo para el enfasis dado por la escritora..

Pero sigo leyendo..bien interesante..
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://corvalanes.superforo.net
 
Lidiando con el Ladrón
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Ladrón Coaxial
» Doble Crucifijo de árbol de fundición
» Pequeño ladrón
» LA LEYENDA DEL LADRÓN, de Juan Gómez-Jurado
» "El Ladrón de Cuerpos" de Anne Rice será llevado al cine.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Experiencias, temas, opiniones, amistad. :: Tu primera categoría :: Algo mas Profundo-
Cambiar a: